Tlf: 95 515 01 09 | info@modugraf.com

Blog

/
06Oct2016

La serigrafía para textiles y el merchandising

  • By Modugraf
  • 1 Etiquetas
  • 0 Comments

La palabra serigrafía tiene su origen en la palabra latina “sericum”(seda) y en la griega “graphé” (acción de escribir, describir o dibujar). Los anglosajones emplean el nombre de Silk-screem (pantalla de seda) para las aplicaciones comerciales e industriales, y el de Serigrafía para la reproducciones artísticas, pero hoy día se ha acuñado el término serigrafía para todas las técnicas en los que se utiliza un tamiz, sea del material que sea: orgánico, sintético, metálico como la impresión de camisetas.

La serigrafía es una técnica de impresión milenaria, sus antecedentes más antiguos se han encontrado en China, Japón  y en las islas Fidji, donde los habitantes estampaban sus tejidos usando hojas de plátano, que eran recortadas con dibujos se superponían  sobre los tejidos, y las coloreaban con unas pinturas vegetales.  En el oeste de China entre 500 a 1000 años d.C. se realizaron en las cavernas de Tun Huang impresiones de imágenes de más de 20 metros de Buda.

 

impresión de camisetas

La serigrafía es el método más económico para la impresión de camisetas en grandes cantidades.

 

 

En Egipto también se usaron antiguamente los estarcidos para la decoración de las Pirámides y Templos, para la elaboración de murales y la decoración de cerámica y otros objetos.

A partir del año 1.600, algunas muestras de arte japonés llegaron a Europa, lo que permitió comprobar que habían sido hechas con plantillas aplicadas sobre cabellos humanos muy tensados y pegados sobre un marco rectangular.

En la Edad Media se usaban plantillas combinadas con bloques de madera, para imprimir naipes y ornamentaciones. También se utilizaron para pinturas religiosas y para iluminar manuscritos, en el siglo 11.

La base de cómo conocemos hoy día la serigrafía empieza en Europa y en Estados Unidos a principios de nuestro siglo, a base de plantillas hechas de papel engomado que, espolvoreadas con agua y pegadas sobre un tejido de organdí (algodón) cosida a una lona, se tensaba manualmente sobre un marco de madera al que se sujetaba por medio de grapas o por un cordón introducido sobre un canal previamente hecho en el marco.

 

 


 

Encima se colocaba la tinta, se arrastraba y presionaba sobre el dibujo con un cepillo o racleta de madera con goma o caucho, y el paso de la tinta a través de la plantilla permitía la reproducción de las imágenes en el soporte. Con esta técnica se empezó, en un principio, a la impresión de camisetas, sobre todo en Francia, dando origen al sistema de estampación conocido por “estampación a la Lyonesa”.

 

Samuel Simón, de Manchester, fue el que patentó el proceso de serigrafía, fue el primero en utilizar una trama de seda como soporte o base para la plantilla.

La invención de una laca o emulsión que permitía sustituir el papel engomado sobre el tejido con una mayor perfección en la impresión, inició el rápido desarrollo de este procedimiento.

El desarrollo de la Publicidad y el trabajo industrial hicieron de la serigrafía, en el sistema de impresión indispensable para todos aquellos soportes que, por diversos características, no se adaptaban a las máquinas de impresión, tales como tipografía, huecograbado o flexografía.

 

 

Hoy día la perfección este sistema esta muy perfeccionado, teniendo mayor calidad cromática y resistencia que otros sistemas más conocidos y la única limitación en la impresión de colores tramados o cuatricomías o impresión de camisetas, merchandising o cualquier objeto a promocionar.

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: